Niños de un poblado en el estado de Guerrero tomaron las armas el miércoles para sumarse a los esfuerzos de su comunidad para defenderse de la delincuencia, días después del asesinato de 10 músicos indígenas a manos de un grupo criminal local.

Hartos de la violencia que enfrentan cotidianamente y de la falta de garantías para su seguridad por parte de los gobiernos de Guerrero y federal, habitantes de un poblado en el municipio de Chilapa de Alvarez, formaron su propia policía comunitaria, a la que sumaron incluso a niños.

Confirman hallazgo de 10 calcinados en un vehículo en Guerrero

Se están preparando para defender a sus familias. Se están preparando para defender a sus hermanitos“, dijo un hombre que no se identificó mientras los nuevos “agentes” daban a algunos medios una demostración del adiestramiento que han recibido.

Los menores armados con escopetas viejas formaban un grupo de varias decenas que se mezclaban con otras tantas de adultos. Algunos niños eran tan jóvenes que las armas les llegaban al hombro estando parados.

El año pasado, el país reportó una cifra récord de 34 mil 582 homicidios, subrayando el desafío que enfrenta el gobierno del presidente Andrés López, quien asumió el poder hace poco más de un año.

Nosotros lo vemos como una necesidad“, dijo a periodistas Bernardino Sánchez Luna, coordinador de los vigilantes comunitarios y quien añadió que la Guardia Nacional no hace nada por ellos cuando son atacados por criminales.

López ha admitido que uno de los pendientes de su gobierno es contener los crecientes niveles de violencia, pero opositores critican su política de no enfrentar con mayor fuerza al crimen organizado.