El presidente Andrés López explicó este viernes que su gobierno está revisando la lista de actividades esenciales establecida en el decreto de emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19, luego de que las principales cerveceras hayan tenido que cerrar.

Se está haciendo una revisión minuciosa de los productos básicos que son esenciales y sobre todo de las plantas de las empresas que se consideran esenciales“, dijo López en su conferencia diaria, cuestionado por el cierre de plantas cerveceras y las compras de pánico de bebidas alcohólicas.

El mandatario admitió que ha habido “un poco de polémica” sobre una eventual ley seca en Ciudad de México, cuya aplicación fue descartada por la alcaldesa capitalina, Claudia Sheinbaum, y que “en otros estados hay un poco de protesta“.

Hay compras de pánico de cerveza y otras bebidas y se aglutina la gente, pues eso es contrario al propósito de guardar la sana distancia“, aseguró López.

López recordó que corresponde a las autoridades sanitarias establecer cuáles son las actividades económicas esenciales durante la crisis sanitaria, y pidió “hacer caso” a los médicos si estos piden no consumir bebidas alcohólicas.

Aunque, manteniendo un discurso equidistante, el presidente también sugirió que “hay que escuchar a la gente” porque “el pueblo tiene instinto certero y sabe lo que conviene“.

Tanto el Grupo Modelo como Heineken anunciaron para el próximo domingo el cierre de la producción y distribución en las plantas que tienen en México a raíz del decreto de emergencia por la covid-19, que lleva mil 510 contagiados y 50 muertos en el país.

El gobierno de López decretó el lunes la emergencia sanitaria por covid-19, que obliga a frenar todas las actividades económicas excepto las consideradas esenciales hasta el 30 de abril.

El decreto considera esenciales la producción y distribución de “alimentos y bebidas no alcohólicas“, por tanto quedaría prohibida la producción de bebidas con alcohol, aunque ninguna cervecera había anunciado oficialmente el paro de sus actividades.

Según se recoge en redes sociales, la falta de cerveza en establecimientos e incluso los rumores en algunos estados de la aplicación de ley seca ha llevado a algunas “compras de pánico” en algunos lugares de México, país donde la cerveza es enormemente popular.