El pasado lunes trabajadores de la industria restaurantera se manifestaron con un “cacerolazo” en la Ciudad de México para ser considerados como industria esencial y poder reabrir sus locales que han permanecido tiempo cerrados ante la pandemia de COVID-19, por lo que dicho sector y el gobierno capitalino llegaron a un acuerdo para abrir este lunes 18 de enero.

Los restauranteros deberán cumplir con las siguientes medidas de seguridad para poder ofrecer sus servicios:

*Contar con una terraza y espacios al aire libre. En caso de no ser así, pueden hacer uso de banquetas, cajones de estacionamiento y parques, en el caso de que estén cerca.

*Mantener una distancia de 1.5 metros entre las mesas con la finalidad de guardar la sana distancia.

*Pedirle al comensal que registre su estancia con un código QR que debe estar a la entrada del establecimiento. De este modo se podrá tener el rastro de posibles contagios.

*Realizar pruebas de COVID-19 tipo PCR a los empleados cada semana.

*El consumo estará permitido hasta las 18:00 horas; después de esa hora solo habrá servicio para llevar.