La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, rechazó este domingo que su Gobierno filtrara información al diario estadounidense The New York Times sobre el accidente de la Línea 12 del metro el pasado 3 de mayo, que dejó 26 muertos y más de 80 heridos.

A través de su cuenta de Twitter, la funcionaria respondió al artículo que publicó hoy el medio estadounidense en el que aseguró que revisó “miles de páginas de documentos internos, tanto gubernamentales como corporativos” que detallan las “graves fallas” en la construcción de la Línea 12.

No es nuestro estilo filtrar información y nunca lo será. Nos caracteriza decir la verdad de forma directa sin ningún intermediario”, puntualizó Sheinbaum.

De acuerdo con el reportaje, uno de los documentos revisados habría sido un informe gubernamental de 2017 en el que se revela que tras una inspección después del sismo del 19 de septiembre de ese año, se detectaron fallos en la construcción original del tramo que colapsó.

Al respecto, la alcaldesa capitalina aclaró “categórica” que su Gobierno nunca ha utilizado filtraciones periodísticas para informar o hacer su trabajo.

Y menos a un medio que ha buscado confrontar a la Cuarta Transformación”, precisó.

Afirmó que han sido muy responsables en esperar los dictámenes técnicos, profesionales.

Del mismo modo, dijo que para las autoridades lo más importante es atender “de forma integral” a las víctimas como lo han venido haciendo y conocer las causas de forma profesional “para atender lo más pronto posible el arreglo de la línea 12”.

Y cuestionó los intereses “no esclarecidos” que estaban detrás del artículo.

SEÑALAN OPORTUNISMO POLÍTICO

La investigación del diario estadounidense afirmó que hubo presiones para que la Línea 12 del metro se terminara pronto y que la obra fue de mala calidad.

Acusó que el oportunismo político y las obras descuidadas fueron las principales causas del accidente que dejó un saldo de 26 muertos y más de 80 heridos.

Además, señaló directamente al actual secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien era jefe de Gobierno en el periodo en el que se construyó la Línea 12, y a Carlos Slim, dueño de la empresa constructora que llevó a cabo el tramo de la línea que colapsó.

Del mismo modo, indicó que auditores federales encontraron que las autoridades de la ciudad autorizaron trabajos de mala calidad, incluso mientras se construía la obra.

Aunado a ello, presentó datos en los que asegura que, según una investigación de 2014 de la Asamblea Legislativa de la ciudad, la certificación del metro se dio poco menos de una hora antes de su inauguración pese a que faltaban todavía algunos detalles de construcción.

El medio asegura que una de las hipótesis, aunque no definitiva, es que al pasar el tren, las vigas se deslizaron hacia adentro y la abrazadera de la estructura se dobló dejando caer el vehículo que pasaba por encima.

El colapso del metro ocurrió la noche del 3 de mayo, cuando cedió una viga de un puente elevado de la línea 12, entre las estaciones Olivos y Tezonco, donde un vagón con pasajeros quedó encallado en forma de “V”.

  • El accidente dejó 26 muertes y cerca de 100 heridos. Familiares y víctimas reclaman justicia desde entonces y las responsabilidades todavía no son claras, aunque la indemnización del seguro del metro para los familiares de fallecidos es de 650.000 pesos (unos 32.330 dólares).