La tormenta tropical Nicholas se debilitó este martes al sureste de Texas y se convirtió en una depresión tropical, aunque se esperan inundaciones “peligrosas” y “repentinas” para varios estados del sur de Estados Unidos, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El NHC, con sede en Miami, advirtió del riesgo de peligrosas inundaciones repentinas sobre todo en zonas de los estados estadounidenses de Texas y Luisiana, y en menor grado en Mississippi y Alabama, a causa de Nicholas, que por unas horas llegó a ser el sexto huracán de este año en la cuenca atlántica.

Con vientos sostenidos de 35 millas por hora (55 km/h), a las 00.00 GMT el centro de la ahora depresión fue localizado a 25 millas (40 km) al oeste de Port Arthur (Texas), y a 60 millas (95 km) al este-noreste de Houston, en el mismo estado.

Nicholas se mueve hacia el este-noreste a una velocidad de cerca de 6 millas por hora (9 km/h) y esta dirección debe continuar durante esta noche.

  • Asimismo, este miércoles se espera un giro hacia el este sobre Luisiana, advirtió el observatorio.