La confianza empresarial en la economía en México volvió a caer por quinto mes consecutivo en el pasado mes de noviembre, de acuerdo a los Indicadores de Expectativas Empresariales del Inegi, difundidos este lunes.

Esta caída en la confianza se dio en los tres grandes sectores de la economía nacional: el comercio, la construcción y las manufacturas, según reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La caída más pronunciada se presentó en el sector comercio, los empresarios recortaron 2.7 puntos su confianza en comparación con noviembre del año pasado. En el sector construcción y manufactura la confianza empresarial cayó 1.9 y 1.5 puntos, de acuerdo con cifras de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía). En comparación con 2018, los empresarios mostraron un optimismo menor ante el panorama económico del país.

En la industria de la construcción la confianza empresarial se ubicó en 487.1 puntos, el nivel más bajo de los tres sectores económicos.

Los constructores se muestran poco optimistas tanto en el futuro de sus empresas como de la economía en general.

Uno de los sectores más castigados fue el de las inversiones, pues la confianza en invertir en los próximos doce meses cayó en 5,5 puntos en su relación anual.

Recortaron igualmente sus expectativas respeto al valor esperado de las obras ejecutadas y del total de contratos y subcontratos esperados, con una caída de 4.2 puntos porcentuales en comparación con noviembre de 2018.

Los sectores comercial y manufacturero registraron niveles de confianza ligeramente más altos a los sectores anteriores, del 49.5 y 49.9, respectivamente.

Ambos sectores mantienen elevadas también sus expectativas para el futuro tanto de sus empresas como de la economía en general.

En el sector comercio el rubro de las inversiones también registra un nivel bajo de confianza. En comparación anual los empresarios comerciales recortaron 2.6 puntos su optimismo para realizar inversiones ubicándolo en 29.9 puntos de un umbral de 50 puntos.

Entre las empresas comerciales se recortó la confianza en los renglones de aumentar los ingresos por consignación o comisión, aumentar las compras netas, mayores inventarios de mercancías e incrementar el personal ocupado total.

Las empresas manufactureras son las únicas que mantienen altas expectativas respecto de las inversiones, pues el noviembre su nivel de confianza en poder realizar inversiones en un momento adecuado se ubicó en 41.3 puntos.

En contraste, las manufactureras registraron caídas anuales en sus expectativas de poder realizar inversiones en plan y equipo de trabajo, aumentar la producción total, mayores inventarios de productos terminados, tener más personal ocupado total, aumentar la capacidad de planta utilizada y una mayor demanda nacional de sus productos.

COMPARTIR