Pachuca. Integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Hidalgo anunciaron que continuará el movimiento cacerolazo hasta que las autoridades estatales permitan a los negocios abrir de manera parcial.

En conferencia de prensa, Carlos Méndez Tejeda, titular de la Canirac, informó que la cámara no decidirá abrir la venta al público sin el permiso de la Secretaría de Salud de Hidalgo, por lo que manifestación pacífica del cacerolazo seguirá realizándose hasta que reciban una respuesta favorable a sus peticiones.

Entre sus demandas se encuentra la apertura escalonada a clientes con un aforo máximo del 30 por ciento y retrasar el horario de cierre, el cual es a las 18:00 horas durante semáforo epidemiológico rojo.

“Tenemos mesas seguras, mesas cien por ciento libres de Covid-19. Nuestra situación es complicada porque tenemos empleos directos e indirectos. Nuestro servicio es para llevar, estamos a punto de quebrar y pedimos el apoyo de las autoridades”, indicó el titular.

Asimismo, Méndez Tejeda señalo que, la cámara genera alrededor de cuatro mil empleos directos en los 240 negocios y restauranteros que están afiliados, de los cuales 20 comercios están por cerrar definitivamente si no se permite recibir a clientes.

Por otra parte, Carlos Méndez mencionó que la Secretaría de Desarrollo Económico presentó diferentes programas para que los empresarios de la cámara puedan analizarlos y, en caso de necesitarlos, realizar su solicitud.