En el marco del Día Nacional de la Donación de Órganos, que se celebra este 26 de septiembre, y donde más de 23 mil mexicanos están a la espera de recibir un trasplante, la organización de Enfermos Renales y trasplantados de Puebla realizó una rodada ciclista para hacer el llamado a los poblanos de sumarse a la donación de órganos.

Con pancartas en las que se leía “Dona tus órganos”, “Donar puede salvar la vida de siete personas”, “Son 20 mil en lista de espera, sé un donador” “Sin donante no hay trasplante”, se llevó a cabo esta rodada, la cual inició en el Paseo bravo y donde se hizo conciencia de la donación, ya que aseguran cuando las personas fallecen no todo está perdido ya que se puede trascender en vida con esta práctica.

Por la contingencia sanitaria por el Covid-19, este fue uno de los sectores de vulnerabilidad, pero no sólo eso, sino que, al ser reconvertidos los hospitales, las donaciones se pusieron en pausa, además de que actualmente no se ha normalizado el servicio tanto de medicamentos como médicos.

“Queremos que se visibilice el tema de donación de órgano, es una oportunidad de vida para nosotros porque una vez que ya tenemos y logramos el trasplante somos unas personas sanas y que nos podemos involucrar nuevamente en la vida social y común”, señaló Beatriz Adriana Rodríguez Bernal, presidenta de la Asociación de Enfermos Renales y Trasplantados de Puebla.

El objetivo es impulsar una cultura de donación, y regalarle vida a los que lo requieren, reconoció que en Puebla la última cifra de personas que requieren un órgano supera los 2 mil 800 poblanos, esto en el 2019 y con la pandemia se suspendieron los protocolos de trasplantes.

“Nos afectó de una manera terrible, lamentablemente muchos de los que ya tenían fecha de trasplante partieron y se nos fueron, la cifra sigue aumentando porque no hay un seguimiento médico para entrar el registro nacional de donadores, es grave porque en los diversos nosocomios de salud no se hacen trasplantes, solo el IMSS y ISSSTE E Issstep se han procurado órganos, pero no se han efectuado trasplantes”.

Reconoció que en Puebla más de 300 pacientes fallecieron a causa de no tener el medicamento adecuado, no hacer le tratamiento y por la falta de médicos, además de los mitos que se han generado en torno a la donación de órganos.

Abi Rocha, quien requiere un trasplante de riñón y lleva más de tres años en lista de espera, ha sido sometida a diálisis y ha logrado una buena calidad de vida, y con la pandemia se atrasó la donación, por lo que mantiene la esperanza de recibir la oportunidad de vivir.

«Era lento el proceso y en pandemia se volvió peor, a mi me detuvieron mi proceso y se quedó parado un año, en enero apenas se activaron con donadores muertos y en marzo se activaron protocolos de trasplantes con donadores vivos, se ve lento pero ya vamos mejor que el año pasado que no había nada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here