Más de un centenar de meseros despedidos de cafés, bares, restaurantes y salones de eventos por la crisis sanitaria desatada por el covid-19 se manifestaron este viernes frente al Palacio Nacional para pedir apoyo al gobierno.

Vestidos con camisa blanca y pantalones negros, los meseros pidieron ser atendidos por las autoridades tras quedarse en la calle por el cierre de sus establecimientos a raíz de la crisis sanitaria, que lleva mil 519 contagios y 50 muertos en el país.

Los manifestantes se concentraron frente a la sede del ejecutivo, en el Zócalo, a pesar de que la plaza principal de Ciudad de México permanece cerrada desde el jueves para evitar concentraciones durante la pandemia.

El decreto de crisis sanitaria en México ha derivado, entra otras medidas, en el cierre de bares en la capital mexicana, mientras que cafeterías y restaurantes solo pueden abrir para vender comida para llevar o repartir a domicilio.

El Consejo Nacional de Comerciantes y Prestadores de Servicios (Conaco) estimó una caída del 100 por ciento de las ventas en bares y del 68 por ciento en ventas de restaurantes, un sector que emplea a miles de personas.

Por su parte, la secretaria mexicana de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, advirtió el miércoles a las empresas de que “no hay fundamento legal para separar a los trabajadores o para dejar de pagar salarios”.

La obligación general debe de ser pagar el salario íntegro en el entendido de que pudiesen existir circunstancias que los obliguen a llegar a ciertos acuerdos entre ambas partes“, expresó la secretaria.

El gobierno decretó esta semana la emergencia sanitaria, lo que obliga a parar las actividades económicas no esenciales, y exhortó a la población a quedarse en sus casas, aunque la cuarentena no es obligatoria para no afectar a los millones de personas empleadas en el trabajo informal.