El Bayern Múnich aplastó 4-1 este martes al Lazio en el estadio Olímpico romano en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones y volvió en plan apisonadora a la máxima competición continental, que encara como vigente campeón y con ganas de ir a por más.

Los goles del polaco Robert Lewandowski, el inglés Jamal Musiala, más joven goleador de la historia del Bayern en “Champions” a sus 17 años y 363 días, el alemán Leroy Sané y un tanto en propia meta de Francesco Acerbi dejaron ampliamente encarrilado el pase a cuartos de final de los hombres de Hansi Flick.

Apenas hubo opciones para el Lazio, cuya única diana llegó con 0-4 en el luminoso tras apenas cincuenta minutos, obra de una combinación entre el español Luis Alberto y el argentino Joaquín Correa.

Las grandes noches europeas despertaron al Bayern tras los últimos tropiezos vistos en la Bundesliga ante el Arminia Bielefeld (3-3) y el Eintracht Fráncfort (1-2), fruto sobre todo de la resaca del Mundial de Clubes ganado en Catar, y en el Olímpico romano los hombres de Hansi Flick enseñaron, sin aumentar los ritmos, su enorme poderío.

  • Impusieron su superior palmarés europeo, con seis Copas de Europa, desde el primer minuto y encerraron en su mitad de campo a un Lazio que regresaba a estas alturas de la Liga de Campeones veinte años después (segunda vez absoluta) y que pagó su falta de experiencia.