El gobierno de Siria afirmó que el bombardeo perpetrado esta madrugada por Estados Unidos en el este del país árabe, presuntamente contra milicias proiraníes aliadas de Damasco, traerá “consecuencias” e incrementará la tensión en la región.

Siria condena en los términos más enérgicos posibles el ataque cobarde de EE.UU en las áreas de Deir al Zur cerca de la frontera con Irak, que va contra las leyes internacionales y la carta estatutaria de la ONU, alertando de que traerá consecuencias“, dijo el Ministerio de Exteriores, según la agencia oficial SANA.

Agregó que la decisión provocará además una “escalada” de la situación en Oriente Medio, de acuerdo con el medio de comunicación oficial.