Héctor El Güero Palma, cofundador del Cártel de Sinaloa, fue reaprehendido esta madrugada al salir del penal de máxima seguridad El Altiplano, en el Estado de México tras ser absuelto de la acusación por delincuencia organizada.

Personal de la Fiscalía General de la República (FGR) lo trasladó a instalaciones de la Subprocuraduría Especializada de Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO) en la Ciudad de México.

Aunque se desconocer el motivo oficial de la detención, podría tratarse de una revisión a la causa penal 6/2018-IX, la misma por la que el secretario del juzgado segundo de distrito de procesos penales de Jalisco, Víctor Francisco Chávez Romero, ordenó su inmediata libertad.

Sin embargo, su resolución no implicó que no fuera detenido nuevamente si existía otra orden de aprehensión en su contra por una causa penal distinta o si hubiera una nueva solicitud de detención provisional con fines de extradición a Estados Unidos.

Después de conocerse el sábado la absolución del capo, autoridades iniciaron una consulta para determinar si había nuevas causas en su contra, lo que en caso de ser positivo impedirá que goce de libertad tras 25 años de permanencia en cárceles de México y Estados Unidos.

La Fiscalía General de la República apeló la absolución que se le otorgó al Güero Palma al considerar que el Ministerio Público de la Federación sí aportó suficientes pruebas en su contra por delincuencia organizada en su hipótesis de delitos contra la salud.

Palma, según la fiscalía no solo era narcotraficante del Cártel de Sinaloa cuando estaba en libertad, sino que continúo sus operaciones desde el interior del penal federal de Puente Grande, Jalisco, después de que fue detenido el 24 de junio de 1995.

El lunes, el presidente Andrés López criticó la decisión de absolver al capo en un movimiento que consideró como un “sabadazo“, por lo que consideró necesaria una reforma judicial para evitar que estos asuntos se resuelvan en días inhábiles.