El panismo poblano esta sufriendo un reagrupamiento con miras a fortalecerse y recuperar espacios para el 2021.En días pasados ocurrió un hecho que, aunque pasó de largo en términos mediáticos, de fondo guarda un simbolismo particular.

El dirigente municipal Jesús Zaldívar instaló lo que denominó como la “Comisión Política del PAN” que logró reunir a los más importantes liderazgos no solo de la capital, un hecho que después de la tragedia del 24 de diciembre de 2018, parecía imposible.

En una misma mesa estuvieron presentes, de inicio, los cuatro principales aspirantes a la alcaldía capitalina: Eduardo Rivera Pérez, Jorge Aguilar Chedraui, Mario Riestra Piña y Blanca Jimenez.

Al lado de Jesús Zaldívar participaron la Secretaria General del partido, Guadalupe Arrubarena y la coordinadora legislativa en el Congreso local, Mónica Rodríguez Della Vecchia.

Estuvieron presentes también Enrique Guevará como coordinador de los regidores en el Cabildo Capitalino y se sumaron el ex dirigente municipal, Pablo Rodriguez, Ana Teresa Aranda, Oswaldo Jimenez, Juan Carlos Mondragón, Humberto “El Tigre” Aguilar, entre otros.

Los dos grandes ausentes fueron Francisco Fraile y Rafael Micalco.

La reunión tuvo como objetivo marcar la pauta para lo que vendrá en 2021 pero que debe comenzar a consolidarse desde el próximo año, cuando comienza realmente la carrera por la elección intermedia y donde de arranque se pretende arrebatar a Morena la Presidencia Municipal de la capital y espacios en el Congreso del Estado.

Que todos estos actores hayan decidido cerrar filas y dejar atrás etiquetas de grupos, pone también en evidencia que la dirigente estatal Genoveva Huerta comienza a quedarse sola, sin estrategia para realmente hacer resurgir al PAN.

Y es que la dirigente no logró consolidar su liderazgo y tomó decisiones erróneas que han hecho del PAN, un partido sin fuerza.

Mientras los liderazgos panistas consolidan una alianza, la dirigencia estatal le apuesta por seguir apoyando a Eduardo Alcántara quien con sus actos ha afectado a la marca en la capital, trae a Puebla al Senador Damian Zepeda quien no tiene la mejor relación con el dirigente nacional Marko Córtes y enarbola un mensaje sin pies ni cabeza, dejando en evidencia su falta de oficio político.

No por menos, Genoveva Huerta rechazó tomar protesta a Jesús Zaldívar como dirigente municipal y decidió fundar una nueva corriente que, entre bromas le han denominado, “Los Gutierritos” en referencia a Pedro Gutierrez.

 

A todos nuestros lectores, les deseamos unas felices fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Nos volvemos a leer en 2020.

FOTOEspecial
COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre