Bajo el lema abrir o morir, el sector empresarial leyó su pliego petitorio a los gobiernos estatal y municipal para evitar despidos de personal y que sus negocios no quiebren como muchos otros en esta pandemia.

Los representantes de las distintas cámaras replicaron el cacerolazo de la Ciudad de México en demanda de la apertura de sus locales, también lo hicieron -por separado- cada negocio del centro histórico.

Entre sus solicitudes se encuentran la extensión sobre el impuesto del ISN y sobre hospedaje; gestión ante Agua de Puebla para que se realice el ajuste a las tarifas porque pese a la inactividad de los negocios, el costo se ha mantenido pero en algunos casos se ha elevado.

De igual manera, se extienda el permiso de descargas residuales, gestionar con los ayuntamientos para que hagan descuento y pagos para comercios no esenciales y que ha tenido más cierres.

La presidenta de la Canirac, Olga Méndez, encargada de leer el pliego petitorio, dijo que sus pares se comprometen a mantener los empleos procurando no recortar siempre y cuando les abran.

También respetar los aforos, continuar con los protocolos sanitarios, preservar la salud de los clientes, desarrollar campañas altruistas como la presencia en hospitales para llevar alimentos, fomentar descuentos para el personal de salud.

Sobre los dichos del gobernador Luis Miguel Barbosa en relación que no se dejará presionar, respondió que no es una exigencia, es un llamado para rescatar el empleo.

“Hoy este posicionamiento va dirigido al gobernador, sabemos que tiene su plan pero lo que buscamos es sobrevivir”.

Al final, dijo que pidieron al tesorero Armando Morales Aparicio que, con ese “millonario subejercicio”, se dé algún beneficio directo a los afectados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here