En 2011, cuando Rafael Moreno Valle tomó protesta como gobernador de Puebla, Tovilla Lara fue nombrado Subsecretario de Egresos y Director de presupuesto en la Secretaría de Finanzas y Administración. Con ello, Tovilla se consolidó como el hombre fuerte de los dineros en el gobierno morenovallista.

La Auditoría Superior del Estado (ASE) inició una investigación contra Eduardo Homero Tovilla Lara, quien fue secretario de Finanzas del efímero gobierno estatal de Martha Érika Alonso Hidalgo y subsecretario de Egresos en la administración de Rafael Moreno Valle Rosas, ante acusaciones de posible lavado de dinero.

La ASE aseguró que existen indicios de que Tovilla participó en empresas que supuestamente habrían desviado cientos de millones de pesos de recursos públicos provenientes de contratos de obra pública otorgados por las gestiones del Partido Acción Nacional (PAN) con el fin de aplicarlos en campañas electorales.

El pasado 4 de febrero fue presentada una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en contra de Tovilla y otros funcionarios por los delitos de Asociación Delictuosa, Abuso de Autoridad o Incumplimiento del Deber Legal, Peculado, Fraude y los que resulten por el quebranto a la hacienda estatal cometida durante sus respectivos periodos al frente de la Secretaría de Finanzas (SFA).El caso de Eduardo Tovilla destaca, ya que de acuerdo con sus facultades, fue corresponsable de autorizar el desvío millonario durante los ocho años del gobierno de los ex gobernadores Rafael Moreno Valle Rosas y José Antonio Gali Fayad.

De acuerdo con la denuncia él y otros funcionarios a su paso por la dependencia autorizaron pagos millonarios a al menos 194 sociedades que están catalogadas como Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS) en las listas emitidas por el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Si realmente el gobernador de Puebla quiere castigar las cuantiosas irregularidades, desfalcos y demás malos manejos financieros cometidos en el morenovallismo, no debe olvidar el nombre de Raúl Egremy Palomeque ya que él  junto con Tovilla Lara habrían tejido una enorme y compleja red de complicidades entre dependencias estatales, empresarios y supuestas ONGS, a las que les dieron una todavía incalculable cantidad de dinero como supuestos “apoyos sociales”, que nunca se utilizaron a los fines para los que estaban destinados, sino que la mayor parte de esos millones quedó en el bolsillo de funcionarios de ese entonces.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here