La falta de mantenimiento, madera podrida, varillas sueltas en los puentes, nula iluminación, ha propiciado que las diferentes ciclovías que hay en Puebla se conviertan en un verdadero desafío o trampa mortal para los ciclistas y peatones que hacen uso de este espacio.

Una de las más utilizadas debido a su kilometraje es la ciclovía de la Vía Atlixcáyotl, inaugurada en el 2014 y que consta de 3 mil 510 metros lineales, atravesando el parque Lineal, el Parque del Arte y el Ecoparque Metropolitano, además de unirse a la ciclovía de Periférico.

Desde esta fecha este recorrido sólo ha recibido mantenimientos parciales, y hoy se encuentra cada vez más deteriorada, por lo que el clamor de los ciclistas y deportistas que recorren la zona es mejorar las instalaciones sobre todo porque no es un espacio gratuito ya que el usar los estacionamientos, sanitarios requiere de un costo.

A lo largo de esta ciclovía, los ciclistas pueden encontrar desafiantes praderas, sinuosas subidas, así como bajadas que genera en ellos la emoción, sin embargo, la falta de mantenimiento de este sitio, también la orilla ser una trampa mortal.

Desde la vía Atlixcáyotl hay un desafiante trazado, sin embargo, en los puentes es donde se observan algunos daños ya que en las uniones ha comenzado a desgastarse el cemento y solo queda la estructura la cual al pasar la bicicleta genera un salto para el pedalista.

“En la parte que está pegada al río ya se necesita un mayor mantenimiento, sobre todo los puentes que están hechos de madera, ahí ya se pudrió y hay que desafiar estos obstáculos. Además de que en los puentes he notado que, en las uniones a la hora de pasar, ya vibra, se escucha como si un cable estuviera suelto, necesitan revisarlo para evitar que se vaya a caer como en la Ciudad de México”, señaló Adán.

El entrevistado reconoció que tras la pandemia esta vía ha tenido la presencia de un mayor número de deportistas, quienes prefieren hacer deporte en lugar de quedarse encerrados en casa o ir a un gimnasio, privilegiando el área libre.

En el recorrido realizado por este medio se observó la gran afluencia de pedalistas que acuden a la zona, unos para hacer deporte y otros más, que la usan como vía de acceso a las zonas principales de Angelópolis.

La zona que se encuentra más afectada es la que corresponde al Ecoparque Metropolitano, en el acceso que se encuentra en la Avenida Margaritas, donde la madera colocada ya se encuentra en pésimas condiciones, los tablones ya están podridos o trozados, generando que corredores sufran caídas o tropiezos.

Algunos de estos se encuentran señalizados, por lo que sólo deben sortearlo en su recorrido, “yo tengo dos años recorriendo la ciclovía y falta mucho mantenimiento, tiene muy buenos caminos, recorridos para ciclistas y peatones, la madera está muy podrida, como se les ocurrió ponerla, es un gasto increíble y por lógica se iba a pudrir por las condiciones climáticas”, señaló Christian.

En el recorrido realizado, en otro de los puntos, tal es el caso de la Cholula en el Camino Real, se pudo observar que los bolardos colocados para proteger a los ciclistas ya han sido retirados en ciertos tramos, en otros se detectó que están doblados, sin brindar la seguridad necesaria a quienes transitan por la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here