Con las noticias que se han dado de manera reciente respecto al control de la pandemia del COVID-19 se han comenzado a mover las fichas del ajedrez político, así como todos sus actores principalmente los candidatos y sus partidos, quienes están en espera del banderazo oficial de las instancias electorales para que puedan reiniciar actividades, principalmente las que tienen que ver con las de convencer a la población para que vote por la mejor de las propuestas políticas.

Pero la duda, después de que se ha dicho que la enfermedad llegó para quedarse y que se deben extremar las precauciones para evitar contagios y decesos, es de qué forma van a darse las actividades de proselitismo, las cuales son importantes para presentar las plataformas y propuestas que hagan ir a la ciudadanía a las urnas a más tardar en agosto, para que en septiembre, de acuerdo a la ley, se pueda concretar el relevo de las nuevas autoridades municipales.

Pese a que son las elecciones que más votantes llevan a las urnas debido a que se trata de elegir a las autoridades más cercanas, esta vez el temor de un contagio será un factor determinante para que se puedan dar concentraciones como las que acostumbran algunos institutos políticos, además de que los principales actores que en estos momentos son precisamente los institutos políticos y sus abanderados o candidatos, la situación no va ser tan sencilla para poder convencer a la ciudadanía que vote por ellos, sino reunirlos en diferentes encuentros, porque el temor a la enfermedad es más grande que los deseos de apoyar a determinado candidato por la manera en que se encuentra la política en cuanto a los resultados de quienes llegan a los cargos de representación popular.

Sin embargo, las piezas se han acomodado para que en los próximos días se haga el anuncio final de que ya es posible reiniciar las actividades, entre ellas la política, la cual sus actores deberán ser muy sinceros y puntuales para evitar quedar en peores condiciones, porque esta elección, bien lo saben los partidos tanto los ya conocidos de años como los de nueva ceración, es que pueden seguir o simplemente comenzar a cavar su tumba sin que les pegue la pandemia, sino por la forma de actuar con propuestas y promesas  no cumplidas.

Pero eso ya les corresponde a los partidos y sus candidatos, porque aunque parezca increíble en el ánimo de la población, o al menos en gran parte de la misma, como para salir a escuchar no por media hora o hasta menos a un político ya que además de temor al virus se tiene el mismo sentimiento contra la clase política que puede llegar en su busca con la mejor de las intenciones, así como todo lo contrario, simple y sencillamente porque la credibilidad es cada vez menor hacia varios partidos y algunos de sus personajes no solo porque han demostrado que no van a cambiar, sino que pueden llegar a tomar revancha política contra sus adversarios.

Pero en estos momentos y a estas alturas no queda más que esperar a que se dé el momento de iniciar este ajedrez político, para que la ciudadanía tenga tiempo de analizar quién de todos los aspirantes es el menos peor, para que al menos puedan hacer que las elecciones de alcaldes sigan siendo concurridas en la entidad.

COMPARTIR