Ciudad de México. El diputado federal de Morena, David Bautista Rivera, propone que en todos los Centros Federales de Readaptación Social, (Cefereso), se implemente un sistema penitenciario en donde todos los reclusos tengan un plan de trabajo autosustentable.

“La Cámara de Diputados exhorta respetuosamente al órgano administrativo desconcentrado de prevención y readaptación social, para que incluya en su “política penitenciaria para la readaptación a la vida social y productiva de los sentenciados”, un plan de trabajo y los mecanismos pertinentes que fomenten la auto sustentabilidad y generación de recursos propios de los Ceferesos, a través de los talleres productivos y auto empleos para los reclusos dentro de los centros de reclusión”.

El legislador poblano, lamentó que de acuerdo con cifras del sistema penitenciario federal, únicamente 5 por ciento de la población que permanece en reclusión trabaja.

Indicó que la mayoría de la población privada de su libertad, está en el rango de edad de 18 a 30 años, por lo que para la dependencia, uno de los retos es encontrar “alicientes” para que los reos se inscriban a mecanismos de trabajo; como el autoempleo, pues no se les puede obligar a participar.

Bautista Rivera, consideró que se requieren centros penitenciarios sustentables donde los internos produzcan sus propios alimentos, fabriquen su ropa y muebles, realicen trabajos de mantenimiento en las cárceles (electricidad y plomería).

Refirió que el subsecretario de Previsión Social, advirtió que 60 por ciento de las personas liberadas y que vuelven a prisión por delinquir, implican una “problemática enorme”, así como una señal de que el sistema de reinserción requiere cambios.

El congresista del Movimiento de Regeneración Nacional, afirmó que el modelo de las prisiones sustentables que otros países implementan puede ayudar a realizar, el cambio en el sistema de reinserción que se requiere para disminuir los índices de reincidencia.

Subrayó que el objetivo es que las prisiones se conviertan en verdaderas micro empresas autosuficientes orientadas a generar recursos y ayudar a los reos a que sean productivos y se puedan reinsertar nuevamente en la sociedad sin la necesidad de volver a delinquir.

Puntualizó que el sistema penitenciario realmente se debe organizar sobre la base del respeto a los derechos humanos, del trabajo, la capacitación para el mismo, la educación, la salud y el deporte como medios para lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad.

Las actividades laborales y la capacitación para el trabajo de los internos: Mejora sus aptitudes físicas y mentales; coadyuva a su sostenimiento personal y el de su familia; adquiere hábitos de disciplina; garantiza, en su caso, el pago de la reparación del daño, y; se prepara adecuadamente para su reincorporación a la sociedad.

En nuestro país contamos dos centros penitenciarios que incluyen el trabajo autosustentable para los reos que son;

El Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 14, en Durango: es una fortaleza autosustentable, con luz de led alimentada con al menos 40 paneles solares y una planta tratadora para agua sólida y residual. Es el primero en su generación en contar con helipuerto, el cual está localizado en el primer control de acceso.

Cuenta con una gran gama de actividades, tanto para el interior como para el exterior, en las cuales los reos pueden aprender diversas profesiones. Según representantes de este penal, se cuenta con una panadería, tortillería, carnicería, cámaras frigoríficas, estacionamiento para carga y descarga, además de comedor de personal, espacios para conservación de residuos, entre otros y son vigilados por personal especializado en centros penitenciarios de alta peligrosidad.

El Centro de Readaptación Social el (Cereso) de Santa Martha Acatitla en la Ciudad de México : En el Centro Varonil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla se creó la primera granja en Centros de Reclusión de la Ciudad de México, en la que se crían animales de traspatio y se siembran verduras y hortalizas para autoconsumo.

Participan 35 personas privadas de la libertad y se trata de un proyecto de capacitación para el trabajo en el que además de obtener habilidades productivas se trata de destacar la importancia de coexistir armónicamente con el medio ambiente.

Bautista Rivera, aseguró que el trabajo cuando se realiza bajo una perspectiva de derechos humanos, además de dignificar, ejerce una función de terapia ocupacional; crea ventajas y satisfacciones de orden económico, moral, psíquico y social; y proporciona hábitos que contribuyen al fin último de la reinserción social, fundamental para reducir los índices de reincidencia y delincuencia.

Exigió que se requieren nuevos mecanismos dentro del sistema penitenciario, para que la mayoría de los reos participen para generar una prisión autosustentable que les proporcione las herramientas necesarias para vivir de manera digna dentro del penal, de tal manera que le proporcionara hábitos, conocimientos y habilidades para el desarrollo de sus capacidades; aprendiendo nuevas maneras de sustentabilidad, reinsertándose de manera positiva en su núcleo familiar y social.

Asimismo, agregó, evitará que reincida en delinquir, de tal forma que se generara una reducción en costo de su manutención al Estado, y parte de presupuesto que ya no se utilizara en el sistema penitenciario, se podrá utilizar en rubros como salud, vivienda y educación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here