La primera vez que viaje a Ámsterdam tenía 24 años, era el mes de marzo de 1989 y viajé invitado por la aerolínea KLM a un viaje de familiarización también llamado “FamTrip” para conocer los servicios de la ruta aérea, así como los atractivos turísticos de esta importante ciudad, que a diferencia de lo que se supone, no es la capital de los Países Bajos (Holanda).

En ese año se empieza una campaña de posicionamiento inédita en donde se hacía una estrategia de promoción para dar a conocer en el mercado latinoamericano a Ámsterdam como la “Puerta de Europa”. Los viajeros que volaban de América a Europa tenían siempre como opciones a Madrid, Paris o Frankfurt como aeropuertos de entrada al viejo continente que además permitía un flujo importante y estancia de algunos días. Al no utilizarse Ámsterdam más que para conexiones aéreas, esta ciudad perdía mucho del tráfico y la derrama que generan los turistas.

Con esta campaña se cambió la forma de entender los viajes a Europa y permitió que muchas personas pudieran empezar sus recorridos desde Ámsterdam para visitar esa región que estaba fuera de los itinerarios europeos de excursiones tradicionales.

Ámsterdam es una ciudad de avanzada, con servicios y cultura que va muy de la mano de los habitantes. Cuenta con canales que comunican a los distintos barrios y áreas, considerada también como la Venecia del norte.

Entre sus atractivos más importantes esta el “Rijksmuseum” en donde se puede disfrutar una parte importante de la obra del artista holandés Rembrandt. Ahí está expuesta una de las pinturas más importantes de la historia, “La Ronda Nocturna” que a través del color y la luz da a conocer la vida cotidiana del siglo 17.

También se puede visitar en el mismo distrito de museos el que está dedicado a la obra de Van Gogh y el de Vermeer, dos grandes maestros del arte.

Ámsterdam podría decirse que es una ciudad en donde las bicicletas son la ciudad misma, una gran cantidad de ciclovías cruzan la misma, dando una importancia fundamental para la calidad de vida de sus habitantes en donde el peatón y ciclista es el más importante en la movilidad.

Visitar la Plaza Damm, conocer la casa de Ana Frank, el mercado de las flores o un paseo por los canales, puede hacer de esta visita un recuerdo memorable.

Viajemos juntos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here