La semana pasada fue de vital importancia para los derechos de las mujeres en México. La determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de declarar inconstitucional la penalización del aborto en el estado de Coahuila, sentó jurisprudencia para que en el resto del país se haga lo propio en sus respectivos congresos locales.

El aborto es un tema polémico que se tardó en ser abordado en México. En otros países latinoamericanos como Argentina, fue aprobada la despenalización en Diciembre del año pasado tras años de lucha y protestas y después de haberse enfrentado los grupos pro-aborto a una clara negativa meses atrás.

Y es que el aborto más allá de una cuestión de ideologías religiosas es un tema de salud muy importante para las mujeres, así como un tema de derechos. Nadie debe tener el derecho a decidir sobre el cuerpo y la vida de las mujeres y mucho menos a exponerlas a la muerte al tener que recurrir a clínicas clandestinas para practicarse un aborto inseguro. La Organización Mundial de la Salud define este tipo de práctica, como “un procedimiento para finalizar un embarazo no deseado realizado por personas que carecen de la capacidad necesaria o que se lleva a cabo en un entorno donde se carece de un estándar médico mínimo, o ambos”.

Según cifras de la OMS, las muertes por aborto son la tercera causa de muerte materna a nivel mundial calculando que se realizan aproximadamente 25 millones de abortos inseguros al año, sobre todo en países en vías de desarrollo donde los servicios de salud no están al alcance de todos y por ende se carece de una adecuada educación sexual.

Además, en estos países incluido México, la Iglesia Católica continúa ejerciendo fuerte influencia en la ideología y opinión de la gente, incluidos los legisladores, quienes deberían anteponer las necesidades sociales sobre sus creencias. En la legislatura local que está por terminar, el tema se quedó una vez más en la congeladora a causa de la mochería de la mayoría de los diputados, incluso de los de MORENA, cuando habían prometido en campaña llevar el tema al pleno.

Sabemos que Puebla sigue siendo un estado muy conservador, pero insisto, fuera de cuestiones religiosas, lo que se debe entender es que no es justo que más mujeres pierdan la vida o sean llevadas a la cárcel por tomar la decisión de abortar cuando solo ellas saben por qué lo hacen (por cierto, hay casos documentados de mujeres que han sido encarceladas por perder espontáneamente a sus bebés, debido a la cerrazón de las autoridades sanitarias y judiciales, para los cuales ya ordenó la SCJN que se les asigne un abogado).

¿Qué acaso no es mejor interrumpir un embarazo cuando ese hijo o hija no tendrá las condiciones de vida que merece, a que por obligar a la mujer a continuar con la gestación, ese bebé sea posiblemente abandonado si bien le va en las puertas de un hospital o una iglesia, pero si le va mal, en un bote de basura?

Para un hijo adoptado si se llega a enterar de la verdad porque así lo decidieron sus padres adoptivos, la realidad ha de ser muy difícil de aceptar y para un niño huérfano porque nadie lo adoptó, la vida ha de ser muy dura.

En Bélgica y en Estados Unidos se han instalado en algunos hospitales una especie de buzones para que los bebés no deseados sean depositados de manera segura en estos. Los buzones tienen forma de cuna y están climatizados, además de que cuentan con una alarma para que en cuanto un bebé sea colocado, el personal hospitalario sea avisado de inmediato.

Este me parece un buen sistema para evitar la muerte de bebés por ser abandonados como mencionaba, en botes de basura o en otros lugares, pero en México dudo que se llegue a aprobar algo así.

Considero que sería mejor aprobar la interrupción legal del embarazo en los estados que faltan, que son 28, así no tendría por qué haber más bebés dejados a su suerte.

Y es absurdo lo que algunas personas argumentan de que por despenalizar el aborto, las mujeres vayan a acudir a realizarlo a diestra y siniestra. No es un tema que se tome a la ligera.

Lo que debe hacerse conjuntamente con la aprobación del aborto, es reforzar la educación sexual y concientizar a la sociedad de que no sólo es responsabilidad de la mujer evitar un embarazo no deseado, sino también del hombre. Un bebé no lo hacemos mágicamente nada más las mujeres, pero siempre se echa injustamente toda la carga de la responsabilidad y la culpa a nosotras.

Hay mucho aún por hacer en Puebla para despenalizar el aborto. De entrada la postura de los legisladores panistas seguramente será en contra; habrá que ver la de las demás bancadas, pero  de que el tema deberá aprobarse en un futuro ojalá no muy lejano, se tendrá que aprobar.

Nos leemos la próxima semana.

CONTACTO

@Ari_Sintesis127 en Twitter.

rodaril127@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here