Este domingo se llevó a cabo la Corrida de la Resurrección luego de la ya tradicional de Sábado de Gloria, un festejo que cumplió a secas con las expectativas de la afición taurina de la región.

Fueron en total cuatro orejas las que se repartieron entre tres diestros tlaxcaltecas, de los seis que enfrentaron a los bellos, complicados y en algunos casos, faltos de fuerza, ejemplares de Tenexac.

El diestro Pepe Nava fue el que se alzó como triunfador de la tarde del pasado domingo al cortar dos orejas, una que le otorgó el público y una segunda que le fue reclamada por una parte del tendido que se dio cita en la Jorge Aguilar “El Ranchero”.

Seguid a este logró, Alejandro Lima “El Mojito” cortó un apéndice al bello ejemplar de Tenexac que pese a su falta de trayectoria con la muleta, el joven torero consiguió agradar al tendido que casi abarrotó las localidades de sombra.

Lució con las banderillas y con el capote al recibir de rodillas pegado a tablas, con lo que confirmó una vez más, su sentido y transmisión del toreo fresco y joven, tal cual lo hicieron sus alternantes.

Emilio Macías hizo lo propio al cortar también una oreja en una lúcida faena con empuje al ser este, uno de los más recientes doctorados en la fiesta brava, a la hora de la suerte suprema el de Tenexa le propinó un golpe que no pasó a mayores consecuencias.

El primero a la lidia, Manuel Rocha “El Rifao”, quien recibió al primero de la tarde a porta gayola, momento cumbre del único de su lote, pues con el capote poco pudo hacer al sufrir el desarme en más de dos ocasiones, mismo caso que atravesó con la muleta.

Al ocaso de su lidia, con la espada no tuvo suerte en el primer viaje, momento parecido al que vivieron Gerardo Sánchez con un aviso y descabello, así como el último en lidiar, Alán Corona, que a pesar del empuje y ganas que tiene por sobresalir en la baraja de jóvenes matadores, fueron pocas las opciones que le dio el de Tenexac.

En síntesis, esta fue una tarde de altibajos, con tonos de asombro en la suerte de banderillas por parte de los subalternos Gerardo Angelino y Gustavo Rodríguez que salia al ruedo para ser ovacionados.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here