Después de seis meses de cierre debido a la pandemia por coronavirus, el Museo Amparo volvió a abrir sus puertas este día y con gran entusiasmo los colaboradores recibieron a los primeros visitantes que ya esperaban en las afueras para recorrer la Colección de Arte Prehispánico y las salas de exposiciones temporales, disponibles en la primera etapa de la reapertura gradual.

Ramiro Martinez, director ejecutivo del Museo Amparo, señaló que tras el pasado 17 de marzo, cuando el edificio tuvo que dejar de recibir físicamente al público, se generó un programa importante a través del sitio en internet y redes sociales, que se puede decir, sustituyó al espacio físico, pero con esta reapertura, van a funcionar en paralelo.

En el mismo contexto de reapertura gradual, el Museo Amparo recibirá a sus visitantes de miércoles a martes en un horario de 11:00 a 17:00 horas, además, la Fundación Amparo decidió, por la situación y el golpe económico que ha significado la pandemia para mucha gente, que la entrada será gratuita hasta finales de año.

Aunada a la muestra permanente que es la Colección de Arte Prehispánico, están disponibles dos exposiciones temporales. Una es una colección fotográfica en colaboración con el Museo Universitario Arte Contemporáneo y la artista ecuatoriana-americana, Karina Skvirsky. La otra es una exposición de Erick Meyenberg, autor de la pieza colocada en el vestíbulo del museo.

Además de implementar el programa en línea para seguir acercando el arte al público, en el Museo Amparo a lo largo este cierre “se integró un sistema de purificación en los aires acondicionados para mejorar la calidad del aire, hicimos algunos arreglos pendientes en cuestiones técnicas y de mantenimiento”, añadió Ramiro Martínez.

Y el protocolo de acceso al museo es el mismo que se está implementado en todos los espacios públicos dentro de la Nueva Normalidad. Entre estos, un filtro de ingreso con tapetes desinfectantes, dispensadores de gel antibacterial, toma y de temperatura; señalética de flujo de entrada y salida, así como número controlado de personas en una sala por tiempo definido.

La reducción del horario de servicio, indicó el director ejecutivo, es también pensando en el personal del museo que se traslada en transporte público, para evitar que les toque el pico de ocupación y estén lo menos expuestos a contagiarse de Covid.19. Y por ahora no habrá servicio de cafetería, ni de tienda.

Para el último trimestre del año, en Museo Amparo retomará una exposición que quedó pendiente de inaugurar en marzo, “El círculo que faltaba”, una colaboración con el Museo de Arte Moderno de Medellín.

Récord de asistencia en 2019

El año pasado el Museo Amparo tuvo un récord de asistencia. Cerró con 203 mil visitantes, “somos uno de los museos más visitados en el estado”, apuntó Ramiro Martínez y reiteró la oferta de un espacio seguro.

“Que la gente se anime a regresar al centro, es importante, el Centro Histórico tiene un lado de turismo y de derrama económica que es importante reactivar, con todas las medidas de salud necesarias”.

Y en la página del museo siguen presentes contenidos que pueden apoyar la visita física, para antes o después. Hay desde actividades para público infantil, tutoriales y recorridos en línea, hasta recomendaciones de cine, podcasts y libros digitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here