Hoy se conmemora el Día Internacional de la Niña, declarado así por la ONU desde el año 2011 para visibilizar la problemática a la que se enfrentan las niñas a nivel mundial, sobre todo en los países subdesarrollados así como para luchar porque ninguna pequeña se quede sin acceder a los derechos básicos y fundamentales de vida.

A nivel mundial, sabemos que las niñas continúan siendo marginadas desde su nacimiento a comparación de los varones en cuanto al acceso a oportunidades de desarrollo.

La mentalidad machista que impera en mayor o menor medida en las distintas culturas, genera que aún en pleno siglo XXI, la figura paterna, por ser la dominante, la que decide en el hogar, niegue a sus hijas el derecho a la educación prohibiéndoles asistir a la escuela o sacándolas de esta cuando ellos consideran que ya aprendieron suficiente.

Recuerdo que a mi abuelita materna su papá le permitió estudiar hasta cuarto de primaria, que en su época equivalía en conocimientos a haber estudiado hasta sexto y lo mismo sigue ocurriendo en nuestros días. Increíble pero cierto.

También se mantiene la terrible tradición en nuestro país y en otros, de casar a las féminas desde la adolescencia; para esto, suelen ser prometidas a veces desde que nacieron o desde muy pequeñas. Igual se dan aún los intercambios de niñas y adolescentes por mercancía, como si de simples objetos se trataran.

Hace unos meses en México, recuerdo que las declaraciones del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador sobre los usos y costumbres de las comunidades indígenas en cuanto a este tema desataron polémica, porque daban a entender que no se podía hacer nada contra esta situación al ser algo normalizado socialmente en las más antiguas culturas de nuestro país.

Y es que ¿cómo no va a poder hacerse nada cuando se trata de la vida de tantas niñas, que por verse obligadas a casarse y a ser mamás desde tan temprana edad, se trunca su desarrollo y se pone en riesgo su vida?

La semana pasada leí sobre dos chicas que trataron de escapar de sus matrimonios forzados para regresar a sus casas. A una de ellas la detuvieron autoridades de su comunidad como vil delincuente y a la otra, la mató el marido a golpes cuando la encontró.

¿En verdad no se podrían llevar a cabo acciones contra esta práctica vil y obsoleta? Yo creo que sí, así como se ha luchado contra los usos y costumbres cuando de materia electoral se trata, simplemente es que se tenga la voluntad de hacerlo.

Las niñas deberían crecer plenamente felices, sanas, libres, con las mismas oportunidades de vida y desarrollo que los niños. Deberían poder decidir siempre sobre sus vidas; desde qué juegos y juguetes jugar (porque estos no tienen género, esto ha sido impuesto por el machismo), hasta en qué momento y con quién empezar a salir como novias, para mucho más adelante, ya que sean adultas y de preferencia profesionistas, decidan casarse con el hombre que elijan, no con el que les impongan.

PULSERAS ROSAS

La semana antepasada acudí a la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Municipio de Puebla para que se me otorgara una de las “pulseras rosas” que el Ayuntamiento de Puebla puso a disposición de las mujeres de la capital para servir como un dispositivo de alerta inmediata en casos de peligrar nuestra integridad.

El dispositivo es un objeto pequeño con bluetooth integrado que se vincula a una aplicación que se debe instalar en el celular de la usuaria. La aplicación se llama, “Ciudad Libre de Violencia Contra las Mujeres”. El bluetooth del celular debe estar prendido para poder mandar la ubicación de la mujer que se encuentre en peligro. Para que se envíe la alerta, el dispositivo debe oprimirse un par de segundos y de inmediato la señal se recibirá en las instalaciones de la Secretaría, cuyo personal mandará una patrulla al lugar indicado en ese mismo instante. El dispositivo puede llevarse como pulsera o ser colocado en el llavero.

Esta estrategia me parece muy pertinente considerando los niveles tan altos de violencia que vivimos las féminas. Ojalá la puedan replicar en otros municipios con ayuda del gobierno del estado para poder evitar más asesinatos de mujeres como el recién ocurrido en Tehuacán donde se encontró el cuerpo de una joven estudiante del CBTIS con varias puñaladas y aparentemente con señales de violencia sexual. Fin de semana negro, donde también una mujer fue atropellada por su cuñado al tratar de defender a su hermana y a sus sobrinos.

Nos leemos la próxima semana.

CONTACTO

@Ari_Sintesis127 en Twitter

rodaril127@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here